viernes, 7 de septiembre de 2007

El mar no cesa (Héroes del Silencio) 1988

Tras el éxito de ventas de su primer EP, “Héroe de leyenda”, la compañía discográfica EMI no tuvo más remedio que rendirse a la evidencia y grabar el primer larga duración de la carrera de Héroes del Silencio. Para ello se volvió a contar con los servicios de Gustavo Montesano en las labores de producción y, como era de esperar, el resultado tampoco acabó siendo del todo satisfactorio para el grupo.

El proceso de grabación tuvo lugar en los estudios Hispavox de Madrid. Enrique Bunbury sabía desde hacía mucho tiempo que su primer disco iba a llamarse “El mar no cesa”. El nombre surgió un día en Linacero, una conocida tienda de discos de Zaragoza, donde fue a comprar el disco de un grupo punk madrileño llamado "Mar otra vez" y, al no acordarse del nombre, lo pidió como el disco del grupo "El mar no cesa". Su error inspiró el título de una canción (publicada en el EP “Héroe de leyenda”) y posteriormente el del primer disco del grupo.

“El mar no cesa” cuenta con algunos de los mayores himnos de Héroes del Silencio como son “Mar adentro”, “Hace tiempo”, “Agosto”, “Flor venenosa”, “Olvidado”, “El estanque” o “Héroe de leyenda”; y con algunas de las melodías de guitarra más bellas jamás compuestas por Juan Valdivia, con el clásico efecto “chorus” aplicado sobre el sonido limpio de su Fender Stratocaster. Por lo que respecta a las letras, estas se siguen caracterizando por la utilización de un vocabulario épico, abstracto y surrealista dentro de unas frases confusas y caóticas. Aún así, en ellas se entrevén los sentimientos más íntimos de un joven de veinte años como pueden ser el amor, la soledad o el sexo entre otros.

En esta ocasión el estilo musical del disco sigue siendo un pop ochentero, aunque algo más próximo al rock. Los quince meses transcurridos desde la grabación del EP “Héroe de leyenda” hasta la del álbum “El mar no cesa” se notan en el sonido del grupo. Durante todo este tiempo Héroes del Silencio no dejaron de componer, ensayar y preparar algunos temas que ya llevaban mucho tiempo tocando en directo. La voz de Enrique Bunbury (ya con el apellido artístico que le acompañaría durante toda la vida) no suena tan adolescente como en el EP “Héroe de leyenda” y la guitarra de Juan Valdivia adquiere mucha más consistencia e incluso alguna que otra distorsión. En cuanto a la parte rítmica, ésta ya no suena tan enlatada y lo que se oye empieza a parecerse a un grupo de pop-rock en lugar de a un cantante y un guitarrista acompañados de un sintetizador.

A pesar de estas mejoras con respecto a su primera grabación, las ansias por llevar adelante el lanzamiento del disco les hizo aceptar determinados arreglos como la incorporación de algunos teclados (jamás utilizados por el grupo en sus conciertos) de los que más tarde se arrepentirían. Por suerte nunca llegaron a incluirse los sonidos de trompeta que se pretendían incluir, gracias a que las amenazas de Enrique Bunbury de abandonar la grabación y regresar a Zaragoza si esto se hacía tuvieron efecto. Lo que sí se incluyeron en el disco fueron los temas “La lluvia gris” y “Héroe de leyenda” extraídos directamente del EP “Héroe de leyenda” sin ser vueltos a grabar en unas condiciones un poco más óptimas.

“El mar no cesa” supondría la plataforma de lanzamiento hacia la fama de Héroes del Silencio dentro del panorama musical español.

1 comentario:

INGELMO dijo...

Un discazo! Pero me gustan más El espíritu del vino y Avalancha. En una línea más rockera.

Artista, aprovecho para invitarte a seguir con un meme. Puedes verlo en:

http://atuaire-ingelmo.blogspot.com/2007/09/preparados-para-la-avalanchaaaa.html

Saludos.